África tiene su tempo. Dulcemente lento. Y la bicicleta, aparte de ser sana, representa un medio perfecto con el que se pueden cubrir grandes distancias a la vez que te permite saborear el momento y el lugar visitado a un ritmo pausado. Te integra en el paisaje y en la ruta como ningún otro transporte. Y te permite acercarte en cualquier momento a la población lugareña, que acostumbra a recibir al ciclista con los brazos abiertos. Y con muchas preguntas…

No es el primer viaje que hago en bicicleta. Viajé antes por Cuba y Sri Lanka con alforjas, en el segundo, en compañía de mi amigo Javier Lajara. Y conozco, aunque sin bicicleta como transporte, países como Etiopía,Djibouti, Kenya, Tanzania, Mozambique y Sudáfrica.

Así que no os penséis que estoy loco!  O por lo menos, no soy el único. Hay también precedentes…como el gran Juan Bicicleting. Que no sólo cruzó África en bicicleta, si no que se la hizo entera durante tres años.

Otro grande del viaje que también la recorrió: Charly Sinewan. Esta vez en moto. Otro transporte que también he utilizado en largas rutas en varios países (Laos, Brasil, Indonesia). Si queréis ver reportajes de viajes en moto en formato video, Sinewan es EL viajero a visitar. Algún día aprenderé a hacer videos como tú, Sinewan!!

Os dejo este video en el que salen ambos en un trayecto compartido y en el que hablan sobre qué representa viajar en cada uno de los dos medios, la moto y la bici. No os lo perdáis.