Amiga África, concédeme un baile

//Amiga África, concédeme un baile

Amiga África, concédeme un baile

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

EL DESAFÍO

Mi corazón despierta. Late con fuerza… Me emociono… Me ilusiono de nuevo. Equipaje preparado. He reducido algunas cosas más. Pero sigue pareciendo mucho. Pues he aumentado otras. África tendrá muchos desafíos.
Intentaré fluir. Intentaré ir en bici…pero como dije (ver artículo aquí) el retraso de tres semanas ha sido clave para que mi “plan perfecto” se convierta en un viaje en el que perseguiría a la lluvia continuamente. Así que flexibilizo la idea.
Viajo atrás en el tiempo. Pasé dos años por Asia y Sudamérica sin prácticamente ningún contratiempo…Pero África es diferente. Salvaje… Realmente un desafío, no apto para todos.
Me doy cuenta que somos frágiles. Inadaptados a las inclemencias del continente. Pues África te pone siempre a prueba. dscn3455-fileminimizerDesde el primer día. Juega contigo. Te golpea con fuerza. Y te hurga en la herida. No es continente para débiles. No es tierra para personas sin convicción.
Recuerdo entonces a los africanos. No son como nosotros. Ellos se mueven diferente. Todos en general. Son fuertes. Sus cuerpos están preparados para las inclemencias que África te depara. Y Sus mentes, se mueven dulcemente a un ritmo pausado. Relajado. Diferente. Más sano.
Y mientras pienso en esto, me vienen de fondo a la cabeza fragmentos de música africana. Alegre. Animada.
Definitivamente aparto todos mis malos pensamientos.
 

DEMOCRACIAS DE CRISTAL

Disfruto unos segundos de mis memorias…Pero entonces me recuerdo otra vez que empiezo ya el viaje. O debería. Pues parece que vivo permanentemente en el día de la marmota. Cada semana pospongo mi salida. Cada semana una razón distinta.
Las elecciones de Gabón me acaban de cerrar la frontera ahora. Un país que ha sido estable durante 60 años, da la bienvenida a la incertidumbre típica de este continente. Corrupción. Este gran conocido africano. Es un continuo en estas tierras. Que aparte de contadas excepciones, no ha conseguido una estabilidad política necesaria para el desarrollo. Y poco hemos ayudado desde Europa. A un Occidente monetizado, le importa poco el bien de las personas. Tan solo los recursos importan. Y sea quien sea el gobernante, es bueno, si nos lo facilita.
Pero los africanos no piensan igual. Están mayoritariamente cansados. Continuamente reclamando unos derechos que se les niegan desde la época colonial. No comprenden. Antes eran esclavos. Ahora, en el mejor de los casos, tan solo son olvidados.
Democracias de cristal. Papel mojado. Falsas elecciones. Gobiernos que, como en Gabón o en el Congo, pasan de padres a hijos.
Mientras, miran con esperanza hacia el sur. Sudáfrica. Botsuana. Países que parece que evolucionan. Quizás sea una plaga positiva. Que se expanda pues de sur a norte. Un ébola de justicia para África. La justa Democracia que obtienen en el sur, puede ser foco del buen hacer. Buen trabajo hiciste, Señor Mandela.
 

VIDA ANIMALcamaleon-autor

Salgo de mis reflexiones. Vuelvo al viaje. Estoy listo. Como el sentido común me impide ir a Gabón, apunto hacia el Congo. O República del Congo, para ser exactos.
Me preparo psicológicamente para las inclemencias, no tan solo humanas o meteorológicas…si no para las animales. Y Los insectos…
Somos un imán para los desesperados mosquitos, hambrientos de sangre dulzona europea. Tienen un detector de blancos. Son selectos. Se deleitan contigo. Se regodean. Se recrean. Y de vez en cuando te dejan un poco de malaria para recordarte que esto no va en broma. Lástima que el placer no sea mutuo. Me considero ferviente defensor de los animales….pero los mosquitos…Ah!Eso es otra cosa amig@ mí@….Tendrán su papel en la cadena alimentaria…pero si hubiera un 90% menos no creo que sus depredadores lo notaran…
Depredadores….Mon dieu! En breve estaré cruzando estas tierras…llenas de animales salvajes. Elefantes, leones, rinocerontes, cocodrilos, gorilas, grandes serpientes!!! Y yo. Como decía en un escrito anterior, El mono en la luna.

EL DOCTOR LIVINGSTONE, SUPONGO

Pero ah amig@s…cómo me gusta esta sensación de explorador. En la mayor parte de su extensión, quitando las ciudades, África ha cambiado poco desde que Stanley encontrara a Livingstone en Ujiji, en las orillas del Lago Tanganica, hace ya unos 150 años. Y la sensación de explorarla sigue siendo gratificante. Especial. Más si cabe al planear una ruta(ver aquí Mi Ruta) parecida a una de las que hizo el mismo Stanley, a la inversa.
Así me siento ahora mismo. Explorador. Preparando una expedición que a veces parece imposible.ruta-stanley-wikipedia
Pienso en la historia de Livingstone…Cuando en 1855 fue encontrado gravemente enfermo  por el mismo Stanley en la expedición que partió en su busca. Una búsqueda loca.
Cuando empecé a leer su historia pensaba que era un fragmento de humor de algún recorte antiguo.
El Herlad Tribune le pide a Stanley  encontrar a Livingstone. Desaparecido en su última expedición realizada en África. Hace meses que dejó de comunicarse con ellos. Piensan que está en apuros. Pero están convencidos de que está vivo. Así que le encargan a Stanley la misión de encontrarlo. Y le dicen repetidamente, que el Doctor Livingstone será su máximo prioridad en la expedición… Mas entonces, cuando Stanley pregunta los detalles de la expedición, el director le dice que antes deberá hacer un par de misiones, aprovechando su viaje… Primero se juntará a otra expedición que partirá a Egipto Nilo arriba, para más tarde pasar por Crimea, Turquía, Irán…y finalmente llegar a la India. Con misiones varias por el camino. “Pero Stanley, Livingstone es tu prioridad!!”. “Cuando acabes este previo, te concentrarás en la expedición ‘de verdad’ ”.
Pasan fragmentos de mis viajes por algunos de estos países. Me parece increíble. Cojo un mapa…lo estudio….Lo vuelvo a mirar. De cerca, de lejos, Lo giro, lo volteo. Pero la ruta sigue siendo la misma. Inalterable. Eternamente larga. No puede ser. Es imposible. Para que Stanley vaya a África lo envían primero a la India!! Debe hacer la ruta de Marco Polo como “calentamiento”! Increíble.mintum-autor
Entonces reflexiono. Y me recuerdo que era otra época. Atravesar África directamente se planteaba un imposible. Para llegar a Livingstone, supuestamente en la parte meridional del continente, casi lo más inmediato o lo más prudente, era aprovechar las rutas comerciales existentes. La ruta de las especies hasta India y la conexión India-África. Dos de las más grandes rutas comerciales de la historia. Londres-Egipto-Crimea-Kerala-Zanzíbar. Este era, señor@s,  el camino a seguir.

CONCEDEME UN BAILE

Me vuelvo a enfocar a mí… y me siento pequeño. Stanley, los africanos, las misioneras(ver aquí el artículo dedicado a ellas). Y yo. Siento que la comparación es ridícula. Casi cómica. Pero aquí estoy. En Camerún. Con unas alforjas y una bicicleta. Quijotescamente decidido a cruzar este continente. Tan solo me falta Sancho Panza. Pero no importa. Voy a enfrentar mis molinos de viento yo mismo. Montado en mi fiel corcel a dos ruedas. Al que deberé poner un nombre. Chita, quizás…O mejor Valiente. Me río de mí mismo de nuevo. Profundamente respiro. Me relajo. Paralelamente a mi cómica visión de mí mismo, una sensación extraña recorre mi cuerpo. Siento que parte de su energía, su fuerza  y su convicción vienen a mí. Me las regalan. África no es continente para débiles, no. Se come a la gente sin convicción….pero yo la tengo.
Gracias Stanley. Gracias Livingstone. Gracias a vosotras, misioneras. Y  a vosotros, pueblo africano, por ser este ejemplo a seguir.
DSCN3436 (FILEminimizer)Emprendo ya la aventura. El viaje. Esta aventura al corazón de un continente a veces esquivo. Contundente. Brutal. Que no perdona….pero es también un continente especial. mágico. Es definitivamente, nuestra vuelta a los orígenes. A nuestras raíces. Espérame África. Salgo, ahora sí, en tu búsqueda. Para conocer tu historia. Para dulce y delicadamente acercarte a mí.
Tiemblo. Tu belleza me abruma. Tu magnetismo me fascina. Y tu dificultad, no hace más que tornarte todavía más atractiva, si cabe. Amiga África. Concédeme un vals. Este mono en la luna te pide un baile.
(Continuará)
Esta historia, por temas varios sale con algún retraso. Pero la semana que viene me tendréis de nuevo con mis crónicas en el Blog de El País, “Africa no es un país“, en el que esperan ya algunas historias más que contar.
El siguiente artículo, promete ser  más divertido que este, con alguna situación bastante cómica. Y será ya empezado el viaje.
Nos vemos!
Y si os ha gustado, clickad en compartir! 😉
[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

By |2016-10-06T13:45:15+00:00octubre 6th, 2016|Crónicas de Viaje|0 Comments

Leave A Comment